El hambre.

Rugidos de estómagos en un mundo de hambre.

Mareos, desasosiegos, falta de nutrición, calambre.

Carestía de alimentos, miseria, mortalidad;

Saco de huesos, seco, pocas libras la unidad.

Hambruna por ingesta carente, mundo de cruel orfandad.

Devastadora y feroz el hambre

Demoledora aplastante para el hombre.

Debilidad, fragilidad, enfermedad…

Epidemias posicionadas en su cavidad.

Más por hambre muero, Dios ten por mi bondad.

Causante de convertirme en alambre

Por la que por comer, no tengo dedo grande.

Mis sueños comida sin ser novedad.

Resistir la embestida será mi prioridad.

Me comí hasta mi sombra, quedándome en soledad.

Con una desnutrición que me ha hecho de ojos saltones,

Me cuelo por cualquier hueco, ya limpio con mi cuerpo macarrones.

Las órbitas de mis ojos salen de su cavidad,

Poder verme en un espejo sería una necedad.

Cuando hay aire… vuelo, extrema es mi agilidad,

Qué más quisieran muchos por el hambre… tener invisibilidad.

Más trabajando como flauta para un músico…

Se acabo mi extrema pobreza y comer desde aquel día,

Dejo de ser una quimera o una proeza.

Ahora mismo que lo cuento me estoy dando a vuestra salud un festín,

Voy a dejar de pasar hambre, voy a cuidar este tipín.

La vida hay que tomarla siempre con su toque de humor, pero fuera de este poema deseo en cualquier fecha del año que no existan tantas penurias ni estómagos vacíos.

Se que difícil pero que no sea por desearlo, aunque…. cuantas cosas con un granito de arena de cada uno, se arreglarían.

Ser Madre.

Papel de madre te dieron en la obra de tu vida

El guión… no lo imprimieron. El instinto tu partida.

Maternidad en los veinte, que dejo atrás tus salidas

Mas el amor tu ingrediente, para sazonar tus días.

 

Responsabilidad incipiente… al final fue triplicada,

Dos preciosas princesillas y un querubín en la casa.

Madre coraje te hiciste para resolver horarios

Más el sudor de tu frente, fue evitando los calvarios.

 

Ya los pañales y arrullos se quedaron olvidados

Las nanas y estar pendiente… es un éxito alcanzado.

Ahora llegan las lecciones para  conseguir formarlos

Y que tengan un futuro, la cuestión es inculcarlo.

 

Ya  debaten o discuten ya no es un niño en tus brazos

Y te cuentan sus secretos, el ser madre crea lazos.

Son tu lucha para darles tal vez lo que no tuviste

Pues en un internado de monjas, acogida…  tú, te viste.

 

Por ellos eres cocinera, y una niñera de sangre

Por ellos una guerrera, nada se te queda grande.

Por ellos heroína, capaz de darles tu aliento

Y la sangre de tus venas… solo circula por ellos.

 

Se cambio tu perspectiva cuando nació el primero

Y has sido su ratoncito de cada diente que perdieron,

También fuiste reina maga para el árbol y sus regalos

Estas siempre preocupada por verlos felices, sanos…

 

Maravilloso don te dieron cada uno, siendo madre.

Pues su inocencia te enseña, que existen las cosas grandes.

Como madre la dedico por supuesto a la mujer

Pues desde sus entrañas, pueden formar a otro ser.

 

Y termino por mis hijos mi motivo de vida

Ya que por vosotros,  me esfuerzo cada día.

Mejorasteis mi persona, mi paciencia, mi bondad

Y así os dejo en poema: ¡todo lo que os quiere mamá!

NO en 2016.

Termina un año que deja muchas cosas buenas y otras que no lo fueron tanto, me remonto a algo que pasó recientemente pero en un año entero hay muchísimas noticias como estas.

Espero que el 2016 no solo traiga la paz y felicidad a cada uno de manera particular, sino en el resto del mundo.

EL SOL (SONETO)

Hado próximo a la tierra que baila

Un vals, rotando sobre tus encantos.

Conocido Sol para los quebrantos…

 Dios de aztecas y  general de Atila.

Fuego con brío, tez de camomila.

Estrella ardida, luz para los campos.

En verano,  febrícula de espantos.

 Para las plantas vida en clorofila.

Para la dermis, ácidos dorados

Bola giratoria de gas caliente.

Amaneceres en fotos plasmados.

Más su caricia debe ser prudente

Astro sol de veranos deseados.

Alumbra el día, Sol incandescente.

 

EL VIEJO

Era ese hombre de manos cuarteadas

De mucho vivido, de historias contadas.

De experiencias miles, de millas andadas;

 Hijos, nietos…Y de tierras otorgadas.

 Campo, de sus familias sacrificadas.

De una juventud desvanecida,

Con su cabeza poco tupida.

De cejas blancas muy pobladas

Y unas piernas lentas y agotadas.

Agradeciendo, cada día de vida.

Era una vista de lejos obnubilada,

Un rosario de arrugas siendo pellejo.

Una vivencia de suela desgastada

Mayor, comúnmente… llamado viejo;

De orejas más grandes y nariz afilada.

Era décadas en siglo convertidas

De altura en hueso, por peso reducidas.

Era aquel señor… reliquia de momentos,

De avances por el hombre y las tecnologías.

Era sabio en mencionar relatos de los tiempos

Del que se emocionaba, al recordar sus días.

Era el que despidió familiares queridos

El que le dijo adiós incluso a los amigos.

El que gozó de risas y alborotos

Quien cambio la peseta con desconsuelo

Por un euro, que le dio nombre de abuelo.

Tercera edad, dejando aquel mozuelo,

De vitalidad plena y vida colorida.

Quien  en su bolsillo lleva un pañuelo

Y su salud con años, ya esta dolorida;

Más teme por ser viejo… ver su partida.

Uvas de la suerte.

No sé si este año haré lo que el anterior el vídeo aún me hace reír y como cada año elijo las uvas tamaño albóndigas para terminar con la boca yo y familia como hamsters y comenzar el año con las risas aseguradas.

Ya veremos que tramo este año para hacer una de las mías. 🙂

Porque lo que no puede fallar nunca es el sonreír, así que prepárense para hacerlo.

 

DE-DOS.

Acabo de leer en un estupendo blog que la gente buena va al cielo y los malos a todas partes, gran verdad yo mala lo que se dice mala de las de ir al cielo.

Pero en picardía… que nos traiga el 2016 también grandes dosis para hacerlo más placentero.

Que ya nos queda ná!

AGUA (Soneto)

Campo árido que lluvia soñaba

Líquido que en tráquea, cae a caudales.

Brota transparente por manantiales

Un sol sin ella… me deshidrataba.

Agua seca que en copa ya sonaba

Dulce e incolora frena  los males.

Circulas en cuerpos igual que sales,

Siendo la saliva que deseaba.

Mar, río, océano y riachuelo.

Dulce o salado eres consuelo,

Lágrimas y sudor que por mi brotan.

Proclamo que en lluvia tú nos consagres.

Tú, agua que nos mantienes alegres,

Capitanes de barco… en agua  flotan.

Peter Samensil y el campamento 4.

Los grupos de chicos y chicas, colocaron rápidamente sus cosas y salieron para encontrarse en el camino.

 

 

 

Ambos grupos parecían cada vez mas unidos.

 

Las chicas habían tenido buen ojo eligiendo a sus compañeras, al igual que ellos. Alexia, era la mayor de su tienda con catorce años y Brenda solo tenía uno más que Stella aunque se encontraban muy a gusto juntas y tenían muchas cosas en común.

 

En el otro lado Peter y David, parecían hermanos, Alex no paraba de bromear con Natalie y Billy era por ahora bastante reservado, aunque era normal, acababa de conocer a todo el mundo.

 

Y la media hora pasó. Poco a poco, todo el mundo fue reuniéndose en la explanada central, esperando la llegada de los monitores. Al poco, apareció Christian que reunió a los ocupantes de sus cabañas asignadas.

 

 

– Bueno chicos, ésta tarde, después de la comida podéis ir a las cinco a la apertura de la piscina. Hoy no hay actividades hasta esta noche. Haremos el fuego de campamento.

Mañana comenzaremos con los talleres en los que os debéis de apuntar hoy. Hay de varios tipos: talleres de nudos marineros, taller de baile, taller de cocina, taller de disecado de plantas e insectos, hay para todos los gustos. Tenéis éstos y el resto de talleres, expuestos en las cristaleras del comedor. Os dejo ésta ficha y un bolígrafo para que os apuntéis. Entregádmelo antes de ésta noche. Mañana después de desayunar empezareis con vuestra elección, que será de una hora al día durante una semana y luego se cambia la siguiente semana por otro taller. –

 

Brenda, que era intrépida aventurera y eso de los talleres le parecía demasiado tranquilo para sus gustos, interrumpió sin poder remediarlo a Christian.

 

– Pero Christian, ¿saldremos algún día de excursión?

 

– Claro, hay varias preparadas, la primera será dentro de dos días. Será una actividad en grupo, nocturna, donde tendréis premios.

 

– Ainsssssss ¿y no nos puedes decir que haremos?- Dijo Brenda, mientras todos le interrogábamos con la mirada.

 

– Bueno, es una Gymkana en el bosque que os gustará. Pero guardadme el secreto.

Si el resto de monitores se enteran de que os lo he dicho. Hmm, tendré que decir que me torturasteis para sacarme la información, Eh?.- Dijo guiñando un ojo al grupo.

 

– Por cierto, el comedor ya está abierto y como no me vais a sacar más información, será mejor que os vayáis ya a comer. Si se acaban la comida buena, seguro que comienzan a sacar las piñas y lagartijas.-  dijo, con una sonora risotada.

 

Fue escuchar la palabra comedor y les faltó tiempo para salir corriendo como una marabunta.

 

Después de terminar saciados, ya que la comida estaba bastante bien y era abundante, volvieron hacia las cabañas. Formaron un círculo de tertulia delante de la cabaña de las chicas. Era un grupo de ocho bastante bien avenido y fue un buen momento para conocernos aún más.

 

Se respiraba un ambiente de buena energía, ilusión, diversión y llego la hora de la piscina. Las chicas fueron a cambiarse a los baños, que tenían un pequeño vestuario y los chicos actuaron igual.

 

La tarde estuvo llena de chapuzones, de risas, de competiciones ya conocidas por algunos y compartidas con el resto y así pasaron la tarde. Al llegar la noche, se cambiaron de ropa, cenaron en el comedor y llegaron al deseado fuego de campamento.

 

En el hicieron una gran hoguera y todos en círculo, como Billy ya les había adelantado, bailaron y cantaron todas y cada una de las canciones de campamento. Los juegos y bromas de los monitores, consiguieron que todos los chicos se integraran y sobre todo que perdieran totalmente la vergüenza.

 

 

A las doce de la noche, el grupo de monitores nos indicó que finalizaba el fuego de campamento y que todos debíamos ir ya a la zona de cabañas, habían estirado el día hasta final y algunos se encontraban ya agotados.

 

Peter, agarró la mano de Stella, separándola un poco de sus compañeras, aminorando el paso. Necesitaba sentir su mano en el camino a las cabañas. Habían tratado de integrarse bien con el resto de compañeros y sobre todo de no incomodar a nadie. Especialmente a Natalie.

 

– ¿Cómo te lo has pasado?- la preguntó Peter a Stella, aunque ya sabía la respuesta de antemano, viendo la sonrisa que lucía en su cara.

 

-¡Muy bien!- respondió sin dudarlo.

 

Peter dio un beso a Stella, antes de despedirse de ella.

 

– Buenas noches, no cotilleéis mucho- Dijo Peter encaminándose a su cabaña.

 

– Descuida, cuidaré que las chicas no hablen mal de ti.- Respondió Stella dirigiéndose a su cabaña.

 

Ninguno de los dos se había percatado de que Natalie estaba observándolos desde la ventana de la cabaña.

 

Aquella noche, pasó rápido, ya que el cansancio hizo que todos cayeran en un profundo sueño. Sólo los ronquidos de Billy rompían el silencio en la cabaña de los chicos.

 

A las ocho de la mañana, todo el mundo despertó con el sonido del canto de un gallo. Era el sonido de despertar de campamento, puesto por megafonía. Tres cantos seguidos y luego música. Hora de desperezarse.

 

ERES…

Eres mis pasos elegidos,

El hombre con quien continuar;

No hay piedras, ni quejidos.

Contigo, se hace grato el andar.

Eres el final de la escalera

Los cimientos para así elevar,

Ventrículo se acelera

Tu sangre en mi puño, al firmar

Mi identidad más sincera

Mi vida para ti… mi amar.

Eres la esencia que me mueve

El titiritero que conmueve,

Con hilos… me haces avanzar.

Eres, por ser como eres;

Mi alegría o mi penar.

Solo dime que me quieres

Y serás: MI CAMINAR.