Se veía grandes nidos en las ramas gruesas de cada árbol, asombrosamente no entraba ni un ápice de luz de aquel sol que acabábamos de abandonar junto a su desierto, pero… se veía con total claridad y también pude notar que allí la temperatura era muy cálida cosa que en nuestro camino se agradeció.

 

 

Pude observar familias enteras todos de la misma especie de ángeles negros, cosa que me hacía pensar que dentro de aparentar ser gente amable su nombre me tenia confuso.

 

Como un paraíso también observe en el camino todo tipo de árboles frutales, estos no ocupados por vivienda anidada ninguna, como si hicieran diferencia entre los que les proporcionaban alimento y los árboles que no lo hacían.

 

Y sin caminar mucho más al menos por mi parte no estaba para nada cansado, nos paramos frente a un gran lago cristalino cosa que acostumbrado a su verdina era algo también diferente a lo que nosotros conocíamos. Estaba claro que esa era nuestra próxima parada por el momento ya que dentro de su gran longitud… en el centro se veía un gigantesco árbol de tronco grueso equiparable a la unión de 20 árboles al menos, y su copa hacia que  tapara nuevamente el cielo y cubriera como un gran paraguas,  toda la dimensión de aquel lago.

 

  • Ya hemos llegado- dijo la princesa Selena mientras que agitaba con sus manos el agua y subía a su llamada una gigantesca tortuga.
  • Mi fiel amiga Arax- le decía Selena mientras que pasaba su mano por aquel caparazón que dejaba ver los surcos de ser una tortuga con muchos años.
  • Sabes que es lo que tienes que hacer Arax, acercaras a cada uno hacia nuestro árbol sabio.-
  • Sí, mi princesa Selena- Contestaba asombrosamente aquella tortuga.

 

Bueno me tuve que contener la risa por la cara de más de uno en nuestro grupo, yo ya había asimilado que allí los raros éramos nosotros y que nada sería predecible y que solo era importante el final de lo que pasara, porque aquel final tendría que ser en nuestro mundo.

 

-Bueno ha llegado el momento ¿quién quiere ser el primero? Puedes ser tú si quieres Peter me imagino que eres el jefe-

 

No pude hablar, Alex como siempre tan impulsivo…

 

  • aquí no hay jefe, el primero seré yo-
  • Me parece bien, decidir el orden vosotros todos tendréis que llegar hasta nuestro árbol.- Añadió Selena.

 

Alex se acerco a la tortuga Arax y como si montara un caballo…

 

  • ¡Cuidado! que soy fuerte pero estoy mayor, yo no iré rápido y vosotros no volveréis a dar tal brinco en mi caparazón, ¿entendido?
  • Ufff fantástico ¿tengo que contestarle a una tortuga?- Decía Alex mientras que la tortuga daba un giro brusco.
  • Sí, lo he entendido.
  • Así está mejor- dijo Arax mientras comenzaba a llevarle al centro del lago.
  • Ya te puedes bajar, toca la corteza del árbol sabio- Le indico Arax mientras que esperaba.

 

 

  • Ya era hora de que llegarais, Hummmmm ¿qué tenemos aquí? Alex por lo que veo, bueno veo que no te gusta que te manden, te falta nobleza y respeto, te sobra genio y soberbia. Pero tendrás un papel importante en nuestro mundo, lucharas contra el pueblo de lengua biselada, agarra con cuidado un trozo de mi corteza te protegerá. ¿tienes alguna pregunta? O ¿también te molesta poder realizársela a un árbol?

 

  • No, yo… tengo muchas pero creo que ahora ya no podrán salir.

 

  • Muy bien Alex pues vuelve con tu grupo-

 

Nuevamente se monto sobre Arax esta vez con mucho cuidado al hacerlo, ahora era Alex el que se sometía a diversos pellizcos en su propia mano por tratar de despertar, pero todo dentro de ser tan parecido a cualquier cuento era cierto.

 

Y ya en el otro lado del lago bajo sobre suelo firme.

-bueno el siguiente- dijo Arax.

 

Brenda iba deseosa de saber que le podían haber dicho a su amigo desconociendo que cada uno recibiría un diferente mensaje y sin más, de manera delicada se subió sobre Arax.

 

  • Así da gusto y encima ligerita de peso.- por lo que después de decir esto Arax, su llegada al centro fue mucho más rápida.

La indicó del mismo modo que tocará la corteza del árbol y así lo hizo Brenda.

 

  • Bueno Brenda veo que eres curiosa, pero con un fondo interior muy bello, sabrás ser de gran ayuda para el grupo y sabrás curar las heridas abiertas con el pueblo de las campanillas para que se unan en vuestra lucha.

 

De regreso de nuevo se subió esta vez sobre Arax Natalie. Arax ya que fue también cuidadosa no comento nada más, que lo que debía de hacer al llegar.

5 comentarios en “Peter Samensil y el campamento 6.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s