salafrancablog

– Vaya, si que tienes ganas de bajar a la piscina, le dijo con una sonrisa y un guiño cómplice.

Peter estuvo impaciente, empujando la aguja del reloj con la mirada, como si pudiese hacer que el tiempo pasara más deprisa. Por fin, se acercó la hora de apertura de piscina y cinco minutos antes de que llegara el socorrista, ya se encontraba en la puerta.

Así paso el fin de semana, con Peter todo el día en la piscina, dándole igual las visitas y todo lo que no fuera disfrutar de la compañía de sus nuevos amigos.

El domingo por la noche, sabiendo que al día siguiente debería volver al colegio, se agolparon en la mente de Peter, todas las sensaciones, las frases que salieron de la boca de Stella, sus pecas en los hombros, su forma de hablar, su risa, sus ojos, siempre sus ojos, su piel blanca…

Ver la entrada original 483 palabras más

Anuncios

Un comentario en “Peter Samensil y el campamento 2.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s