Fuimos hasta su habitación revolcándonos por las paredes, y acabamos sumergidos entre las sábanas de seda de  su cama, disfrutando de nuestros cuerpos hasta que caímos rendidos a altas horas.

Me desperté sólo en una cama alborotada, con los primeros rayos de sol que entraron por la ventana. En la almohada había una nota que ponía: Hoy, si quieres, tratamos de preguntar a gente que conocía a Jonnie, besos.

Salí de la casa de Violeta dejando otra nota donde le decía que a las 18:00 la recogería en su casa.

Lo primero que hice fue volver a mi casa. Creo que mi curiosidad no estaba atando cabos y uno de ellos, era aquella conocida llave con la dirección de una estación.

Me duché, me puse ropa limpia, y cogí todo lo necesario para poder ir directo a la estación.

Una vez me encontraba allí, la gente iba y venía. Al fondo pude ver una hilera de taquillas, aunque, por más que miraba, no veía número alguno en la llave.

Extremé las precauciones, ya que nadie me decía que no pudieran estar observándome. Echándome la mano al interior de mi gabardina, me aseguré que tenía mi magnún.

Compré un periódico y me senté en los asientos que quedaban frente a las taquillas. Mientras, aparentaba leer. Me detuve a mirar las que se encontraban abiertas para descartarlas. Sólo quedaban 12 totalmente cerradas. Miré sus numeraciones y entonces fue cuando entre los números, vi una que coincidía con la fecha de nacimiento de Jonnie. Me levanté apresurado y fui directo hacia esa.

Metí la llave y giró perfectamente. Dentro sólo había un paquete. Disimuladamente lo metí en mi maletín negro y me dirigí de nuevo a mi coche. Una vez en casa y con más calma, podría ver qué había en su interior.

Me di cuenta de lo previsible que fue siempre Jonnie. Tal vez por ello, había acabado de la manera que acabó. Pero de ningún modo se merecía ese final, muerto a sangre fría por la espalda.

Ya en casa no podía esperar más para conocer su contenido. Con cuidado lo desprecinté. Abrí aquella caja y dentro había fotos del Presidente Herber estrechando la mano con el capo de la mafia italiana. No podía creer lo que estaba viendo. Nuevamente había un Cd y una biblia con versículos subrayados en todas sus páginas, de manera aleatoria, y una frase anotada al inicio. Por ultimo su agenda. Sabía perfectamente que era de Jonnie porque se la había regalado yo.

Dentro había muchas cantidades anotadas, que creaban un montante total desorbitado.

Caí en la cuenta de que tenía que llamar a Jennifer ya que el día apropiado para quedar  era hoy. Violeta me había dicho de preguntar al entorno de Jonnie y esta era una buena opción para comenzar.

Inserté el Cd y parecía una copia del que había encontrado en el maniquí, y que había entregado en su momento a las autoridades, para que metieran a la mafia italiana entre rejas. O eso pensaba yo. Eran parecidos, pero… no iguales.

Aquel, lo copié. Pasé muchas noches para intentar descifrar su contenido, pero nunca llegué a lograrlo.

Tal vez entre ambos se encontraba la respuesta. Tal vez era lo subrayado en aquella biblia, la clave para descifrarlo. Entonces, miré el reloj de mi muñeca.

Se me había pasado totalmente la hora. Me quedaba poco tiempo para buscar un lugar seguro donde esconder todo aquello. También debía llamar a Jennifer para citarla más tarde y quedar con ella en el club.

Y mi estómago, que era lo que menos importaba, no paraba de rugir.

Me dispuse a dar vueltas por la casa hasta encontrar el sitio perfecto para esconder aquellos Cd´s, fotos, biblia y agenda de Jonnie. Las puertas de la casa eran de contrachapado y bastante altas. Me subí a una silla y con mucha paciencia y un cuchillo, en el perfil superior de varias puertas, fui escondiendo cada una de las cosas por esconder.

Una vez recogido todo, pedí al operador me pusiera con el teléfono de Jennifer. Quedamos en el club donde nos vimos por última vez a las 19:00. Violeta y yo teníamos que tener mucho cuidado por si merodeaba aquel coche negro.

Sin más me dispuse a ir a por Violeta, con más ganas que nunca de volver a verla.

Anuncios

4 comentarios en “La venganza de Jonnie

    1. Pues te puedes creer que en muchas cosas sigo muy verde en el wordpress por ejm no sabría colocarlo, jajaja también es cierto que no lo he intentado pero como voy robando minutos al tiempo para ampliar sus horas hay cosas a las que no llego. Besos y rebesos MIL 1000…..

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s