En el silencio del abrazo me recojo

Seco en el apoyo el acongojo

Que aprieta en el ahogo hondas penas.

Más son las caricias alas entregadas ajenas

Que van uniendo las cenizas de un despojo

Quitando con su llave el peso de las cadenas.

Son las otras personas nuestra escalera,

Metidos en el pozo de lo oscuro

Son calor entregado en friolera,

El mazo que se tiende a romper nuestro muro,

La apnea contenida que se tolera,

Para no convertirse nuestro llanto en un murmuro

Que nos arrampla de este mundo… para dejarnos fuera.

El apoyo que sostiene nuestras vigas,

Que va encauzando el camino con sus migas

Pues el cariño de la amistad nos viste de aliento,

Para poner nuevos capítulos a este cuento

Donde nuestras hadas se pinten de amigos y amigas,

Y los bosques enmarañados y oscuros en plato como alimento…

Son el borrador que difumina nuestros tormentos,

Matizando de energía nuestras fatigas.

El apoyo que no aparta la mirada si no interesa,

Ese que de forma desinteresada su amor ingresa,

En pegar las piezas que se nos habían roto.

El auxilio ofrecido en el maremoto

Un abrazo que con consejos se expresa,

Que cuando falta nuestra persona es copiloto

Apoyo incondicional que a la vida… nos regresa.

 

Anuncios

5 comentarios en “Apoyo incondicional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s