Adicto a tu tacto y sonrisa,

Al sonido mágico de tu risa.

Adicto al perfume que desprende tu piel

Al sabor de tus delicados labios como miel,

Adicto a tus ganas de vivir, mi dulce Melisa.

Con fuego prendido a tus cabellos

Y verdes aceitunas no maduras en tus ojos,

El morir por placer en tus carnosos labios rojos,

Haciendo la felicidad en besos… de días más bellos.

Adicto al blanco nevado extendido en tu cuerpo

Con un firmamento pintado en tus pecas.

Una felicidad que entre quererte no quepo

El olvidar la soledad, grisácea y hueca.

Adicto a tu nombre Melisa

Que es acróstico abotonado en mi camisa,

Solo tuyo el sonar de un humilde corazón.

Que se volvió adicto en pecho, como razón,

Para vivir adicto… a esta feliz ilusión.

Anuncios

6 comentarios en “Melisa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s