Las prisas… se han dejado por descuido el corazón.

Nos lanzan cada día a la batalla,

Haciendo en el correr un mundo canalla

Que se muestra frío, insensible, invidente y sin razón.

Pasamos indiferentes ante penurias

Hemos olvidado lo mucho que tenemos

Y aunque vivamos al día, contarlo podemos;

Mientras el clima… al indigente le clava sus furias.

Indiferentes la penuria es mobiliario urbano

Somos incapaces de tender la mano

No importa si es tullido, si muestra sus costillas o si es anciano

Ni el motivo de verlos allí, la prisa… arrampla al humano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s