Sales de tu umbral a la ciudad

A otro mundo con distinta velocidad.

Ves los grises asfaltados y su variedad

Y te alcanza su  infinita oquedad.

Un tráfico que en rodar se queda parado,

Un consumismo que está estipulado.

La calma de tu hogar te está esperando

Mientras la ciudad en grises… te va acelerando.

El trabajo, el colegio, las compras… tu camino,

Y gira un mundo de personas con mismo destino.

La ciudad, la oportunidad de la que escapas en vacaciones

Para encontrar distintas y placenteras emociones.

La rutina te lanza a sus calles sin descanso nuevamente,

Haces que el día de la marmota se repita continuamente.

Grises asfaltados que te precipitan

Pero gozas de necesitar que se repitan,

Pues nacemos para ese cemento elevado, como valientes.

Anuncios

12 comentarios en “La ciudad

      1. Cuanta razón almacena éste lugar, la ciudad contra el campo, el ajetreo vital y la riqueza cultural frente al aburrimiento de una vida sosegada, ya lo advertía Marcial en sus glosarios y anales, el que anda entre animales se acaba volviendo como ellos y si no le crece el rabo es merced a que toma los aires naturales. Un beso.

        Le gusta a 1 persona

      2. Jajaja como siempre único en tus comentarios, a mi a falta de campo y mira que creo que en otra vida nací cabra de monte 😉 por la ciudad hay veces que camino introduciéndome en el asfalto literal hay gente que tiene las manos de mantequilla y yo en llano me tropiezo. UN ACHUCHÓN ENORME CARLOS.

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s