La imaginación… es una fiera desatada,

Que después de una película de terror

Los ruidos provocan la mala pasada,

De provocar la angustia y el temblor.

Sientes, que hay alguien más en casa

Y la cabeza, escucha un miedo imaginario que no se pasa.

El lograr conciliar el sueño se retrasa,

El raciocinio y sensatez fracasa.

Oyes unos pasos dirigirse a tu cama,

Las sabanas te cubren hasta la cabeza.

Visualizando la película los miedos te aclaman,

Y va cada sonido adhiriéndose a tu flaqueza.

Sangre, matanza, sustos y demonios,

Van poco a poco generando los agobios

¡En qué hora viste tu sola aquello!

Pues sientes bajo sábana que te aprietan el cuello,

La cabeza solo tiene un extravío

Que convierten el descanso en atropello.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s