Quiso entre el sueño que le perturbaba abrir los ojos. Las sombras acechaban su alma clavando sus uñas, sintió un escalofrío.

Se escuchaba el crujir en cada peldaño sin nada en la escalera aparente, mi abuela hablaba de termitas.

Hablaba con sus miedos frente al espejo, su inocencia mira en los cristales un fantasma asomado en su reflejo.

Anuncios

6 comentarios en “En la oscuridad

  1. ¡Qué bien! Un fantasma con denominación de origen. Porque en la cultura hispana los fantasmas se aparecen en los espejos o a través de los espejos. Lo que también está muy relacionado con el resto de culturas mediterráneas.
    Los aparecidos errantes por una mansión es más de los nórdicos.
    Y sin menospreciar ninguna mitología —que me encantan todas— sí hay que reconocer que los mitos mediterráneos me resultan mucho más divertidos: Tienen más sangre y más sexo. :

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s