Esperaba la luna y después de cuatro fases,

Se volvió esplendorosa y llena.

En una casa, aquel hombre dejó su cena

Dejando que la luna plena, por su piel actuase.

El hombre se fue poco a poco convirtiendo en fiera,

Un hombre que a lobo se tornaba

Pues la esfera por su piel le acariciaba,

Y aquel lobo… salió hacia la noche para aullar fuera.

Aquel que necesitaba de carne su cuerpo alimentar,

Vio a bella dama en la noche pasear,

Pero sus ojos verdes le lograron conquistar,

El hombre que dentro se escondía, no podía con sus fauces matar.

Se apreso como pudo contenido hasta la mañana,

El hombre se retorno al asomar el sol en la ventana,

Buscando aquella dama que sostuvo a la fiera sus ganas,

Pues del amor… salen fuerzas troyanas.

Encontró a la dama para jurarla amor,

Donde aquel lobo contenido, probó en besos su sabor;

Y las noches de luna… eran entre velas y oscuro su calor,

Para que no despertase a la fiera la luna con su esplendor.

 

Anuncios

2 comentarios en “El lobo y la dama

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s