Había dado un giro mi mundo, curiosamente sentía que ella sentía el mismo interés por mí, una preciosa mujer llamada Paz con alma de diablo, con una sutileza que embriagaba y una pícara sonrisa que desvelaba sus encantos.

No podía explicar que había sido algo fortuito, porque entonces no tenía sentido encontrarme en ese momento ahí, tan cerca de mi vida.

Aposté fuerte ante una reacción que no sabía cuál podría ser.

  • Ufff en la próxima parada me tengo que bajar, es un verdadero placer, te dejo una tarjeta mía, sería un placer continuar con tan grata compañía-  No pedí permiso dándola dos besos mientras que ella agarraba con fuerza mi tarjeta.- ¡encantada Javier!-

Se abrieron las puertas del vagón y me precipité a un andén aparentando dirigirme a una salida mientras que aquel tren, se llevaba aquella Paz pícara.

No quise ni mencionarla mi número de teléfono, si realmente estábamos destinados mi tarjeta sería el siguiente paso.

Retrocedí con su imagen de nuevo al andén ya que mi paripé no era mi destino y tomé el siguiente metro camino de mi casa.

 

Paz estaba a pocas paradas de su destino, metida dentro del metro; aún miraba la tarjeta de Javier, con las comisuras ampliadas.

En la tarjeta ponía su nombre, su móvil,  su correo y el nombre de un bufete de abogados.

Con mucho cuidado introdujo la tarjeta en un pequeño bolsillo lateral de su bolso.

Paz curiosa, ya descalza en su casa, insertó el número para ver la foto de whatsapp de Javier, saliendo nuevamente una sonrisa de su boca, fue a registrarlo en su agenda y sin querer marcó su teléfono.

Pálida no sabía que decir y no podía colgar la llamada sin más. Se escucharon varios tonos de llamada y saltó su mensaje de voz – Hola soy Javier en este momento no estoy…- Paz se quedó escuchando su voz hasta que terminó su mensaje fue entonces cuando colgó.

Eran las 18:55 de la tarde a 5 minutos de que Javier terminase de trabajar, se acercó a su chaqueta y miró su móvil viendo una llamada de un número desconocido y se iluminó su cara.

El lunes se había convertido en fin de semana, pues podría asegurar que era la llamada que estaba esperando.

Anuncios

8 comentarios en “Paz…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s