Víctor se encontraba en un momento de senectud. Su vida había recorrido largos caminos, experiencias para un vampiro secretas, internas, muchas épicas, otras… unas heces removidas en conciencia para no recordar.

 

Aquella noche no tenía ganas de buscar una presa y acudió a un prostíbulo muy reconocido en pleno centro.

 

Un montón de yeguas entregadas para amar. Sus ojos se fijaron en una exuberante mujer de cabello zaino, ojos verdes y piel clara.

 

Se acercó con sus labios hacia su hermoso cuello, firme robusto… sintiendo la odaxelagnia que la haría disfrutar toda la noche.

Decidió sacarla de aquel lugar.

 

Y la noche, la envolvió en deseo, para en pocos metros, convertirla en suya.

Anuncios

6 comentarios en “Caza nocturna

  1. Menudo ratón con alas
    está hecho el señor conde,
    que sus dientes esconde
    trás un disfraz,
    cuando lo que le pasa
    es que le va la marcha,
    aunque hace un tiempo
    que es un carca.
    Cuidate Sílvia de los viejunos
    que ocultan sus intenciones
    bajo una capa de tuno.
    Un beso.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s