De piedra se queda mi tez entre los campos,

Se adormece mi vista, se enmudece mi boca,

Los áridos adornan mi rostro de escayola cual roca,

Me engulle la tierra los hilos, de un títere de guiñapo.

De piedra el silencio que fue callando

Donde el viento no quiere ni susurrarle.

Malas hierbas su rostro van acunando

Para en su soledad no acompañarle.

Los blancos que se pintan de grises son opacos,

La máscara que oculta a la persona en su guarida,

Pobre mujer que llora como niña por su herida,

Pues la fueron robando las ilusiones con atracos.

Ya pasaran por tu campo otros climas que lo florezcan,

Alguien pintara con acuarelas tu rostro incoloro,

Para que se entreguen los besos a quien los merezcan,

Sacando ese alma escondida y así su latir, que es un tesoro.

Anuncios

2 comentarios en “De piedra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s