salafrancablog

Se agachó para soplar la poca tierra que aún quedaba metida en las zonas talladas y entonces, bajo una roca cercana, vio una pequeña piedra esférica. Parecía demasiado perfecta para ser natural.  Al levantar la roca, no sin esfuerzo, vio que en total, había cuatro de esas esferas.

Estaba claro que las esferas y la talla en la roca estaban relacionadas, pero Peter, no sabía realmente que hacer con ellas. Había una de un color grisáceo oscuro y el resto tenían un color verdoso, con diferentes tonos. Todas eran suaves al tacto y de igual tamaño.

Decidió colocar la grisácea en el centro. Bueno, encaja a la perfección, pensó.

Seguidamente colocó dos de las verdosas, una en cada una de las esquinas más alejadas de él.

Realmente, no sabía que estaba haciendo, pero estaba totalmente abstraído en esa especie de rompecabezas, jeroglífico o juego, del que desconocía las reglas por…

Ver la entrada original 175 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s