Oh nalgas de longitud mayor,

Contorno de curvas donde en cuatro me convierto.

Silla que me acomoda con su asiento

Y las horas de toda una tarde… son dolor.

Oh presión que ulceras mis carnes impuestas,

Que por hacer su afición amada se tapian prestas.

Horas son las tardes de una mujer con nalgas de babuino,

Esto es el esfuerzo para un destino

Que ya desconoce su descanso, dormir o siestas.

Culo, redondez de otero, nudo de un cuerpo.

Estas adormecido, cuadrado templo.

A ti que pasaras las horas para delicias,

Pues quieres ser escritora con tus pericias

De anestesiado culo que aún muerto, es terco.

Anuncios

31 comentarios en “Oda al culo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s