El filo que atraviesa el alma

Para robarte totalmente aquella calma

El corazón palpita, se detiene y se salva.

La cabeza, se sacude cada noche hasta su alba.

El filo que notas frío, punzante por tu espalda

Que aclara tus ojitos llorosos en esmeralda.

Ese fino hilo que por filo te detiene,

Y ante el miedo de un vacio, te inmoviliza y contiene.

Notas su presión en yugular mientras silencias,

Las cuerdas de tu voz se quedan detenidas.

Pues los miedos no se estudian en las ciencias,

Los filos son cuchillas que  nos dejan retenidas

Mostrando con los miedos… las ausencias.

Ahora que la coraza vuelve a ponerse en el cuerpo

El arma blanca no tiene fuerza ni presión para aplacarte.

 Solo te detuvieron débilmente tu tiempo

Y has decidido que el morir no sea el descarte.

Volverás a levantar esos cimientos,

Pues no hay filo… que la vida te coarte.

Anuncios

12 comentarios en “El filo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s