salafrancablog

Se veía grandes nidos en las ramas gruesas de cada árbol, asombrosamente no entraba ni un ápice de luz de aquel sol que acabábamos de abandonar junto a su desierto, pero… se veía con total claridad y también pude notar que allí la temperatura era muy cálida cosa que en nuestro camino se agradeció.

 

 

Pude observar familias enteras todos de la misma especie de ángeles negros, cosa que me hacía pensar que dentro de aparentar ser gente amable su nombre me tenia confuso.

 

Como un paraíso también observe en el camino todo tipo de árboles frutales, estos no ocupados por vivienda anidada ninguna, como si hicieran diferencia entre los que les proporcionaban alimento y los árboles que no lo hacían.

 

Y sin caminar mucho más al menos por mi parte no estaba para nada cansado, nos paramos frente a un gran lago cristalino cosa que acostumbrado…

Ver la entrada original 646 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s