Igualmente cada uno llevaba una bolsita llena de los polvos de su propia lanza, por lo que todos podríamos, si sabíamos su uso… tener el beneficio de los otros poderes o puede que la mezcla de alguno generase otro, pero por lo pronto habíamos pasado de vernos desprotegidos a sentirnos casi invencibles.

 

Ni en los mejores cómics conocidos o película de acción podía imaginar todo lo que llegaría, porque en este caso los protagonistas éramos nosotros, con razón Billy nos comentaba (sobre las historias que escucho) que la gente que regresaba estaba como ida, ¡normal! ¿Quién podía tener el tipo o las narices suficientes para contar esto sin parecerlo?

 

Tenía ganas de preguntar qué hora era, pero me parecía que era una pregunta que no tenía razón alguna, en el momento que llegara su noche lo sabríamos porque nos indicarían el hacer un alto para descansar.

 

Me acordé de que tenía también mi manga mojada por aquel agua del lago mágica, y un trago saciaba de manera importante la sed, ya que hubo un espacio de calma después de probar nuestras lanzas… Me acerque a mis compañeros para que trajeran sus cantimploras, una vez explicado el motivo…una tras otra con una hoja plegada haciendo de embudo, fui con cuidado retorciendo la manga para dejar caer una gota en cada una; ya que con tan solo una gota tendría agua suficiente y siempre que quedará algo de aquel maravilloso agua en la cantimplora, por si sola se rellenaría el contenido faltante, por lo que estarían cubiertos.

 

Fue repartirla y la mayoría dieron un gran trago de ella, que les reconfortó.

 

 

 

 

 

Alexia observo al grupo beber de la cantimplora y después también quiso calmar su sed con aquel agua tan cristalina y agradable al gusto, mientras que bebía observo que Jharten el hijo de Selena la miraba, simplemente Alexia se detuvo y le puso el tapón a la cantimplora notando nuevamente el peso inicial en ella, ya que como les había dicho Peter esta, se llenaría por completo nuevamente.

 

Y fue entonces cuando esos pocos minutos de recreo habían terminado.

 

Ramsar volvió a dirigirse a nosotros.

 

-Saldremos mañana cuando las estrellas de nuestro sol desaparezcan, hoy nos queda mucho por hacer y antes de que eso ocurra… para que practiquéis  la puntería, os llevaré de caza sin hacer uso alguno del  poder de las piedras de vuestras lanzas, es importante que también sepáis una vez que conocéis sus poderes, utilizar la lanza sin que la magia en su uso aparezca. Así podréis comer y coger fuerzas antes de emprender el camino hacia las posibles batallas. Mientras que llega el momento prepararemos unos escudos para los ataques del adversario.-

 

Se dirigió hacia un árbol agrietado le puso su mano y como si detectara que era de allí o algo por el estilo, se dividió dejando mostrar mucha más corteza, me imagino que posiblemente también de aquel árbol sabio.

Y con ayuda de otros hombres alados y también de Jharten sacaron la corteza suficiente para que todos pudiéramos fabricar nuestro escudo. Nuevamente todos en círculo y aquella montaña de corteza en el centro…

 

  • Bueno, el proceso será igual que con las lanzas, haré primero yo uno y de ahí vosotros fabricareis el vuestro luego, os diré de qué modo conseguiréis que sea totalmente eficaz ante cualquier ataque y como debéis de usarlo.-

 

 

Ramsar cogió en sus manos una de las cortezas del árbol sabio, eran muy gruesas aunque ligeras, volvió a acercarse a la gran roca y fue contorneando aquella corteza, hasta conseguir un circulo casi perfecto, ya casi preparada la Spara…  (Que es como nos indico que se llamaban los escudos de los lanceros) solo quedaba poner en su parte interna el asa para agarrarlo, nos dijo que eso lo  tejerían las mujeres de su poblado con parte de la cuerda con la que nos mantuvimos unidos en el bosque de nuestro mundo, pero que eso… sería lo último.

 

Cada uno hizo exactamente lo que nos había mostrado Ramsar y una vez finalizado nuestro escudo…

 

  • Bueno Billy creo que el árbol sabio te había proporcionado la resina de su tronco, ¿cierto?
  • Sí, correcto Ramsar- afirmo Billy.
  • Bueno pasa una ligera capa por cada escudo.

Una vez hecho esto, Ramsar nos pidió que abriéramos las bolsas que contenían los polvos sobrantes de cada canto de piedra, de las puntas que fabricamos.

 

 

-Es sencillo, cada canto de piedra era de un color diferente y cada uno proporciona un poder, vais a poner vuestra marca de guerreros, pero haceros cuenta de que poder o beneficio tiene vuestra lanza, para protegeros de lo que os podéis quedar más desprotegidos. Sobre todo conociendo el destino que os indico el árbol sabio.-

 

Anuncios

4 comentarios en “Peter Samensil 8. Camino hacia la batalla y las campanillas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s