Empiezo a cogerle el gustillo y ya estamos en la cuarta parte!!!!! De nuevo dejo la continuación de esta historia y espero que os guste! Mi madre está acatarrada y yo ya me estoy recuperando 😉 Esperamos que tengáis un fantástico fin de semana!

Al igual que Elisabeth, ya no era el mismo. Y lo que me aterró fue darme cuenta de que igual que yo, ella también había muerto, ¿no?

Después empezó el trimestre. Cuando entré en el aula me recorrió un escalofrío. Estaba en la misma clase que Elisabeth. Sé que se dio cuenta del pequeño detalle. Me lo decía su mirada aterrada.

Me pusieron en el pupitre que había a su lado, de nuevo junto a la ventana.

-¿Qué pasa? ¿A caso viste un fantasma? Tenía en mis labios una sonrisa tétrica. No pude evitarlo, me encantaba ver el miedo en sus ojos.

Al terminar la case la seguí en silencio. Quería asegurarme de que se lo comentaba a los otros tres. No pude contener la risa cuando les vi mirándola con duda.

Esperé a que se separasen para empezar mi actuación. Al primero que fui a ver fue a Amon. Se había metido en el aula contigua a las de música por lo que no pude resistirme a tocar el piano para captar su atención. Al final la curiosidad mató al gato y Amon entró en la clase. Estaba de espaldas a él pero me había dado cuenta de una divertida cualidad que tenía mi yo actual… Me metí en su cabeza y revoloteé por ella susurrando- Amon… Pobre de aquel que se convirtió en mi enemigo. Verás sombras donde no las hay…

Para mi disfrute Amon enloqueció. Gritaba en la sala asustado de topar con el fantasma que ya había visitado a Elisabeth. Me encantaba este juego. La música acompañaba aquella escena de un modo que me motivaba. Había dado en el clavo. Cuando dejé de tocar me puse en pie, aún de espaldas a Amon quien no me había reconocido debido a lo delgado que estaba y lo mucho que había ensanchado mis músculos con tanto ejercicio. Nunca había sido feo, pero mi dejadez no me hizo resaltar entre los chicos por mi apariencia.

-tu… tu… tu… Tartamudeaba Amon sin lograr decir nada más. Y yo con burla repetía-yo… yo… yo… Buenos días Amon. No será que estás viendo un fantasma, ¿verdad?

Me alejé entre risas. Faltaban cinco minutos para que empezase mi clase de pintura. Por fin algo que se me daba bien desde antes de mi muerte.

Me lo iban a pagar con creces. Nunca había sido una persona rencorosa; pero ahora ya no tenía nada que perder, ya había muerto, abrazado a mi amante cadavérica y después retornar a la vida.

En mi lienzo empecé a pintar un boceto a lápiz de suaves llamas. Dibujé el fuego más realista que he pintado en toda mi vida. Y mezclados entre las llamas una silueta de la que solo se veían nítidos dos ojos del color de la sangre. Pinté una mirada tan fría como la de Elisabeth, pero también expresaba temor. La gente empezó a juntarse a mi alrededor sorprendidas por lo que era capaz de hacer con un lapicero. Los focos de luz estaban justo donde debían estar y las sombras jugaban a ocultar el rostro que miraba al otro lado de las llamas.

Sé que Elisabeth fue capaz de reconocerse en aquel lienzo, también sé que pensó en cómo me mataron. Querría haberme girado para ver la expresión de temor, que había pintado, en su auténtico rostro, como si se reflejase en un espejo. No lo hice para que no fuese demasiado evidente.

12 comentarios en “Los ojos del demonio 4

  1. Tienes una imaginación sorprendente, sigue escribiendo, sólo me atrevo a sugerir un ejemplo de estilo. El verbo adecuado define la acción sin necesidad de añadidos auxiliares y creo que el sujeto resalta más si lo colocas al principio de la frase:

    La gente empezó a juntarse a mi alrededor sorprendidas por lo que era capaz de hacer con un lapicero.
    Los sorprendidos espectadores se arremolinaban alrededor para admirar el progreso del boceto.
    Manías de viejo.
    Un abrazo.
    Espero que Silvinha se reponga muy pronto. Para ella un frasco de besos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias Carlos por tus pinceladas gramaticales esta tarde le diré a Noelia que le eche un vistacillo. Sobre la tos y resto creo que estoy bajando la cima del catarro no lo diré muy alto porque no está del todo curado y toca salir a trabajar. Espero que no haga mucho frío. Besos enormes feliz inicio de semana !!!

      Le gusta a 1 persona

      1. Aunque sea muy joven apunta maneras que es un gran lectora de los géneros que la gustan pero tengo a un comienzo de escritora para acompañarme en las letras y eso es bonito !!! besos y achuchoncetes Carlos 🙂

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s