Fruta de pasión despedazada

Triturada y en azúcar sumergida.

Agua de sabor enriquecida

Que en cubetas… queda congelada.

Palos que agarran las delicias

Que en bloque seco refrescan paladares,

Para días de fuerte astro… ser deleitares

Que riegan gargantas con frescas caricias.

Esa lengua que lame sensaciones y capricho

De un helado de piña para el niño como dicho.

Un mordisco que cruje el hielo cuarteado

Se derrite en la boca… este placer deseado.

Un cucurucho de galletas con 2 bolas de sabores

Una vainilla por crema y un rosa de fresa sus colores.

Una tarrina presionada hace cola de espera

Hoy en día… hay helados de fabada y de pera.

El disfrute de días calurosos

Que vaticinan terrazas y paseos.

Como niños los helados son recreos

Que se van derritiendo de solido a pringoso.

Pero en días de fuego no podéis conteneos

Y hacéis con un helado… días gozosos.

Anuncios

9 comentarios en “El helado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s