Acróstico Siempre positivos

Si a los baches le plantas la sonrisa,

Ilusionas tu alma con su prisa

Emprendes el camino hacia un monte,

Mirando en lo más alto el horizonte.

Perdiendo los lamentos con la risa,

Riéndote de grises con tu afronte

Endulzando tu alma, de mar y brisa.

 

Podrás ver esos grises de colores,

Olvidando las penas y dolores,

Soltando el lastre que te aferra.

Iniciando una salida que te encierra

Trabajando en no tropezar de nuevo con errores,

Igual el ser feliz será tu guerra.

Viviendo sin el miedo que te aterra

Orando porque lleguen momentos mejores,

Siendo feliz… serás un vivo en esta tierra.

Anuncios

Los ojos del demonio 22

Os dejo la primera parte de cómo empezó la guerra entre shinigamis y ángeles 😉 Espero que os guste y feliz fin de semana!!!!

(Zehro)

Los primeros ángeles aparecieron de la nada, envueltos en su propia sangre cuando eran humanos y fundidos entre el fuego de un demonio. Aunque se decía que en su interior también debían llevar la sangre de un shinigami.

Los shinigamis fuimos los primeros en habitar la tierra y con nosotros aparecieron los demonios y los humanos. Pero con la aparición de los primeros ángeles todo fue, poco a poco, cambiando.

Al principio el cielo y la tierra estaba en el poder de los shinigamis pero los ángeles eran fuertes y lograron que se pactase la paz entre todas las razas. Ahora la tierra sería de todas las criaturas que habitaban la tierra. Pero los demonios bebían sangre humana y los humanos se alzaron contra ellos, haciendo una alianza con los fénix, que lideraban a todos los ángeles por la pureza de su sangre pues eran la mezcla de un exorcista y un shinigami.

Los shinigamis, al ver que los demonios eran asesinados en masa en esa guerra, en la que no tenían las de ganar, los apoyaron. Los ángeles, amenazados por sus nuevos enemigos se enfrentaron a los shinigamis. Sin embargo la guerra estaba muy igualada puesto que tanto ángeles como shinigamis eran inmortales. Pero llegó el día en el que murió el primer ángel.

Los demonios eran capaces de debilitar a los ángeles durante su infancia, antes de desarrollar sus habilidades, cuando aún son mortales. Los shinigamis entonces cortamos sus alas, antes de que crezcan, cortando su espalda y dejándolos desangrarse. Entonces les soltábamos, pues aunque ya no podían desarrollar sus habilidades, les permitíamos vivir como humanos.

Pero los ángeles eran demasiado fuertes y aprendieron a proteger a sus descendientes. A veces los demonios y shinigamis lograban debilitar lo suficiente las barreras que protegían a los niños como para poder cortar con nuestra guadaña sus alas cuando aún son débiles.

Un viejo shinigami logró cortar las alas de un ángel adulto, sin embargo este no perdió sus habilidades ni su inmortalidad una vez se cortaron sus alas, pero sí se debilitaba lentamente. Los ángeles furiosos exiliaron a los shinigamis encerrándolos con un hechizo bajo tierra. Así apareció el infierno.

Esas metas

Semilla que se pone en crecimiento

Que con cuidados disfrutas sus días

Para un esfuerzo que borra apatías

Que te hace luchar su emprendimiento.

Son bases armadas en su cimiento

Para los riegos en melancolías

Y días de soles cuando sonrías

La constancia es el procedimiento.

Y los brotes son su siguiente paso

Descuidar la flor implica el fracaso,

De los sueños, que fueron decididos.

No dudes en luchar por lo que quieres

Con la alegría que tendrán tus seres

Y empeños que sean requeridos.

Guano terrestre

Las alas que surcan horizontes

Gárgolas posadas entre las ramas, polizontes.

Agitadas, abiertas, delicadas.

Nubes en su ondeo son rozadas

Aves que a los ojos… se extienden por los montes.

Pájaros que despiertan la mañana

Con un trinar que entona en gorgojeo.

Melodía que se escucha entonada

Mientras en el vuelo… continua su oteo.

En ciudades son el ensuciar de fachadas

Que decoran vaporosas cagadas,

Verticales caídas que chorrean.

¡Hay pájaros! que desde lo alto nos torean

Y desde las cumbres… nos dejas tus tripas entregadas.

Ten cuidado al aparcar bajo sombra

Pues un nido de pájaros te escombra,

Lunas por diluvio de sus adentros te riegan.

Seres vivos que sus inmundicias niegan

Y expulsan sin aspavientos sus excrementos.

Casi da miedo la confianza establecida en terraza,

Pues no le importa el color de la raza

Para soltar el lastre y agilizar su vuelo.

Mientras… notas una humedad en tu pelo,

Pues hermosa ave te ha descargado su panza.

Oh plumas que me ondeas

Como con tus basuras me cabreas,

Como con tu mierda vertida mis pasos te sortean.

Alturas que para vértigos volar anhelan

Una ley de talión que devolverte estos regalos… desea.

Tu espalda

Perlas, coral en hilera

Desciende en huesos tu escalera,

Una columna de cimientos

Que convierte un torso… en movimientos.

Un rosario que desciende

Una cadena en eslabones,

Velas en fila se prenden

Envoltorio de corazones.

La procesionaria del pino

La percha, que cuelga trajes.

Desnuda sin embalajes

Es el lugar de mi sino.

Una espina de una rosa,

Unas pecas son posadas

Un cuerpo de mariposa;

Manto de piel hasta tus nalgas.

Piso sostiene azotea

Por huesos que son trabados,

Llegan así… a tu cadera

Por dos piernas, sujetados.

Por ella encuentro el abrazo

Para fundir y hacer regazo.

Tu espalda, es la trasera

De un rostro en su delantera;

Que entre pinceles… yo trazo.

Mis tropiezos

Ahora que lo cuento…

¡Vaya ostia me he dado!

El codo magullado

La rodilla me duele

Y el suelo he besado.

Si fuera solo esta

No importaría,

Aunque es lo cotidiano

De cada día.

Voy mirando las flores

Sintiendo el viento,

Y contra un árbol perdí

El conocimiento.

Me metí en la zanja

De una obra,

En los llanos tropiezo

Sobre mi sombra.

En mi mundo de fresa

Yo soy la bomba

Que cae saliendo ilesa

No cuento bromas,

Hasta que un día en caja…

Me lleven tiesa.

Un extintor del metro

Yo me he tragado,

Mi rostro, muchos golpes

Que se ha llevado.

Y esta mujer tonta

Al final se queda,

¡Menos mal que tengo

Dura la cabeza!

Mi cuerpo esparramado

Por escaleras,

La gente se contiene

Las carcajadas.

Mujer, que no mira bien sus pisadas

Pero que aún conserva sus caderas,

Pues protegen buenas posaderas

De una torpe que no intenta dar zancadas.

Huesos de hierro me hicieron

Pues ninguno se rompió,

A pesar de los guantazos.

Mientras compongo los trazos

Que con el orgullo… se fueron.

Pienso grabaros un video

Porque esto no es una coña.

Esta mujer va y se escoña

Con su alegre tambaleo,

Que ya os digo no bromeo

Ni sufro ningún mareo.

Reclamaré carantoñas

Para mi andar… macaneo.

caer

Los ojos del demonio 21

Hola a todos de nuevo!!!! Estoy de vuelta con la continuación de Los ojos del demonio y espero que os guste! Feliz día!

(Amon)

Jessica nos mira. No se cuanto tiempo lleva mirándonos y la vergüenza hace que me arda el rostro. Puedo ver que Noha también se ha sonrojado.

-Puedo hacer como que no he visto nada pero Amon, sabes que Elisabeth es la hija de Ezequiel. Y que debes cumplir tu parte. Así lo decidiste con él cuando te acogieron. Ese fue el pacto.

-Prefiero la muerte. -Respondo cortante Noha aprieta mi mano y poco a poco la suelta. -No. Noha…

-Jessica tiene razón. Ella tiene razón. Cuando Ezequiel te permitió seguir a mi lado me prometí a mi mismo que no volvería a pasar.

-¿Así sin más? Preferiría un solo día contigo que una vida entera con ella.

-No lo hiciste por ti. ¿Necesitas que te recuerde por qué lo hiciste? Creo que eres capaz de recordarlo por ti mismo.

-¿a qué se refiere? -Pregunta Noha.

-A ti… -Respondo. Cuando él apareció yo aún era una persona fría. No me fiaba de nadie. Pero aquel chico estaba aterrorizado. Me miraba siempre desde una esquina de su cuarto. No entendía qué ocurría a su alrededor. Para entonces yo solo era medio humano. Mi padre había sido un poderoso demonio. Pero poco a poco cogí cariño a Noha y un día los del clan Homyze dieron con él. No lo dudaron, incluso sabiendo que él no suponía amenaza ninguna. Yo me puse en medio y el golpe me cayó encima. Cuando desperté el trato estaba hecho. – El trato fue para protegerte… evitar que te hiriesen.

-Amon… -Jamás pensé que llegase el día en que yo le contase esto. No me había preparado para esta situación. Me puse en pie y me marché ante la incredibilidad de Noha.

Había pasado la noche entera fuera. Fui a las clases pero mi intención era distinta. Quería encontrar a Brandom. Él había cambiado mucho. No sabía bien porqué sobrevivió.

Siesta.

Una apetitosa comida suculenta

De digestiones maceradas en estómago,

Hacen… un letargo para siesta.

Pasos de alcoba son mi amago.

Cuerpo ya supino sobre cama

Ojos torneados van cerrando,

El sonar de un vecindario aclama,

En el piso de arriba… golpes dando.

La vivienda aledaña con sus niños

Me hacen escuchar un terremoto,

Carreras que parecen de pilotos

Y mi sueño se sigue pronunciando.

Me doblo como feto en el costado

Segundos de silencio complacientes,

Un reloj de tic tac se detiene.

Sin siesta, me siento incomodado.

Mis ojos de lechuza ya no cierran

Mi desvelo se convierte en constante,

Una siesta… sin siesta es inquietante.

Mi gozo va a un pozo en pesadilla,

Haciendo que mi cuerpo… se levante.

AGUA

Campo árido que lluvia soñaba

Líquido que en tráquea, cae a caudales.

Brota transparente por manantiales

Un sol sin ella… me deshidrataba.

Agua seca que en copa ya sonaba

Dulce e incolora frena  los males.

Circulas en cuerpos igual que sales,

Siendo la saliva que deseaba.

Mar, río, océano y riachuelo.

Dulce o salado eres consuelo,

Lágrimas y sudor que por mi brotan.

Proclamo que en lluvia tú nos consagres.

Tú, agua que nos mantienes alegres,

Capitanes de barco… en agua  flotan.

Hijos

Ese regalo que es fecundado en las entrañas

Para recibir el presente más grande de tu vida.

Que una vez nacen, se queda bendecida

Cambiando el individualismo  por mover montañas.

Tu vida das, por algodones pones tu empeño.

El motivo de vivir ya no te falta;

La semilla que mimaras desde que es  pequeño

Hasta que tus huesos miren con amor a esa persona alta.

Lágrimas de sonrisas y desasosiegos cayeron,

Los años en tus amores son alegrías

Pues desde que nacieron das tus días

Los esfuerzos… por sus miradas se perdieron.

Que no hay mejor pérdida ni sentimiento

Pues los descendientes… son continuidad de regocijos,

Los callos son caricias de mimos y ungüentos

Y el corazón siempre es latir activo por los hijos.

Gracias por darnos la oportunidad de cambiar nuestras visiones por completo,

De llenar con un abrazo cualquier pena.

Inexistente soledad que por vosotros es vida amena

Ya que un padre o madre con ese apodo… ¡está repleto!