Ayuda, IMPORTANTE.

Bueno hoy voy que me mato, porque como sabréis, tengo entre todas las redes…  2 canales de youtube; y han sacado unas nuevas normas que aplicarán el 20 de febrero. Varías no tengo problema, pero en una NECESITO VUESTRA AYUDA pongo las normas para quien las desconozca y disponga de un canal.

Tener 1000 suscriptores

Tener 10. 000 visualizaciones 

Estas dos anteriores cumplidas 🙂

Que te hayan visto 4000 horas o lo que es lo mismo 240.000 minutos 😦

Aquí es donde se complica la cosa con 367 vídeos solo me han visto la mitad de lo que ponen como norma.

Esto perjudica únicamente a los canales pequeños,  como el mío. Da igual si su objetivo son robar sonrisas y compartir naturalidad porque Youtube les anulará la posibilidad de monetizar su trabajo.

VAMOS A VER ME ADELANTO en que hablamos que de 1.000.000 de visualizaciones solo se gana 20€ digo esto para que quede claro que a pesar de la ayuda, el poder ganar dinero con ellos es altamente difícil, pero que te nieguen la oportunidad por ser pequeño es injusto.

AHORA ES DONDE OS NECESITO : 

Yo soy pequeña pero una luchadora de mucho cuidado y me niego a que nos roben la ilusión de golpe y porrazo. Os voy a poner listas de reproducciones ( no voy a pedir que deis a like, cosa que también ayuda, esto es fácil porque solo tengo un mes para algo muy difícil pero no desconfío) TENÉIS QUE HACER UNAS LENTEJAS ( O CUALQUIER GUISO) DUCHAROS, IR A SACAR EL PERRO, VER UNA SERIE, O LOS ANUNCIOS POR PONER UNOS EJM ME PODÉIS AYUDAR AHÍ,  LE DAIS A LA LISTA DE REPRODUCCIÓN EN SILENCIO ( ESO SI NO OS SACO UNAS SONRISAS Y ACABÁIS DESCUBRIENDO A ESTA FAMILIA ENCANTADORA) Y DEJÁIS CORRER LOS MINUTOS DEL VÍDEO. 

El que no llora no mama, no pienso llorar, pero no pienso no intentarlo. Porque un gesto tan sencillo como hace correr los minutos de visualización entre todos, me puede ayudar a que el 20 de febrero no me quede fuera.

Sea como sea MIL GRACIAS QUE OS QUIERO Y QUE YA ESTAMOS EN EL CASI CASI A DISFRUTAR MIS LINDURAS !!!

RISA:

 

POEMAS:

 

RECETAS:

 

Y AÚN ASÍ OS DEJO EL CANAL POR SI NO LO CONOCES Y TE GUSTA O PORQUE AQUÍ SOLO OS HE DEJADO UNAS LISTAS DE REPRODUCCIÓN PERO TENÉIS VLOG, MAQUILLAJES Y DE TODO UN POCO 🙂

https://www.youtube.com/channel/UCj-F_amFJoTaOGsKjMNOPGQ

 

Anuncios

SORPRESAS

Bueno ya si que sí comenzamos con la nueva imagen del canal y que mejor que con sorpresas que nos hemos llevado por ser unas niñas buenas 🙂 nos hizo mucha ilusión recibir cartitas al apartado postal como podréis comprobar en el vídeo:

SILVIA SALAFRANCA SILVERIO

APARTADO POSTAL 1006

C.P: 28521 RIVAS VACIAMADRID

MADRID/ ESPAÑA

( Esto por si llegan más cartas de fans o de cariño que nos da mucha alegría )

Aún así tenemos vídeos anteriores del cambio y habrá un poco de cacao maravillao alternando unos y otros hasta que se quede definitivamente con el nuevo formato del canal, pero al menos hoy, os desvelamos por donde irán los tiros 🙂

VAMOS A POR UN MIÉRCOLES LLENO DE COLOR BESAZOS PARA TODOS AMORES !!!

Aquel martes…

Aquel martes te conté cada lunar mientras dormías, te conté las veces que sonreías, y mientras que te observaba…me enamoré.

 

Aquel martes te conté el cuento de nuestra vida para que durmieras, te conté que no solo pasan cosas buenas, pero hasta el final del cuento, te amé.

 

 

Aquel martes pasé tanto miedo que cerré los ojos tratando de evitar que se fuera, pues le necesitaba para vivir, era mi oxigeno.

 

Aquel martes me desperté contigo, tanto tiempo soñando tenerte a mi lado y aquella mañana… se hacía realidad.

 

Aquel martes me desperté contigo,  ambos en una habitación de hospital tú como paciente en coma, yo como acompañante. Tus ojos se abrieron.

 

Aquel martes me desperté contigo, porque no hay manera… seremos vecinos pero tendré que amoldarme a tu horario, tu despertador me mata.

 

Todo cambió un martes. El día, tenía estrellas y la noche, tenía un sol. Le diste la vuelta a mi mundo.

 

Todo cambió un martes un meteorito se precipitaba hacia la tierra; comprendí que la vida había que disfrutarla cada instante.

 

El vecino.

Llevaba meses sin poder evitar mis sentimientos. En una urbanización con diferentes bloques la suerte me hizo conocer a golpe de coincidencias en ascensor, a los vecinos del quinto piso. Una pareja por la que al conocer a su acompañante no dudaba en cambiar mi puesto por ella.

 

Yo vivía en el cuarto piso rozando techo con suelo, escuchando en mis noches de soledad sus dinámicas de placeres intercambiados en los que en mis sueños me situaba en aquella cama.

 

Tres meses atrás por los chismes de vecindario se escuchó que se había separado siendo mis coincidencias de ascensor con mi vecino en aquellos meses… un recorrido de calor por mi cuerpo.

 

Aún así no podía decir lo que tanto quería proponer.

 

Aquella tarde sola en mi vivienda mi imaginación volvió a meterle en mi cabeza, en la excitación de mi cuerpo.

 

Me duché para intentar apaciguar tal repentino calor, me puse como si fuera a quedar con él unas bragas color perla de encaje, me perfume y el calor volvió a empapar mi cuerpo.

 

Abrí la ventana de mi baño para recuperar el aire mientras discretamente miraba al último piso que daba directo a mi portal, allí estaba él con las bolsas de la compra en sus manos asomando un repertorio de frutas y verduras.

 

Mi cabeza dejó de pensar me quité las bragas y mi mano descontrolada se las lanzó como si fuera mi regalo como fan de él.

 

Mi cabeza volvió a la cordura y asomo la cabeza mientras que me encontraba el resultante de mis fantasías, había dado de pleno puestas como sombrero, dirigió su mirada a los pisos de arriba, mientras que las observaba en sus manos y me vio, casi me traga el suelo adentrándome a su núcleo.

 

Aquel día el vecino subió para devolver mi locura que atrevida… hizo que nos volviéramos LOCOS.

 

Las botas.

Un frío que cortaba, que sonrojaba pieles. Una ventana llorando lluvia, vertiendo el peso de sus nubes medido en elefantes. Una barca de Noe preparada, unas piraguas descendiendo por sus calles inundadas, trazando nuevos ríos no conocidos en el mapa.  Entonces Paloma se puso las botas; comiendo con gula desconmensurada.

El frío.

Lluvia clara que moja mi cara

Gotas esféricas deslizadas

Tan cristalinas de agua clara

Juegan, en mi rostro rodadas.

En la tormenta precipitada

Falta un paraguas, estoy empapada.

Lluvia clara que moja mi cara

Vertical en mí, agua que no para.

Y así, el frío calado en mis huesos

Se adentra su hastío, entumece mis dedos.

Llegar al hogar cálido y estrecho

Más tiempo en su aire… enfermará mi pecho.

Un gris ennegrecido que turbia los cielos

Un sol escondido tupido y sin huecos.

El frío imbatible por mis recovecos,

Un aire embravecido ¡y yo con estos pelos!

La nieve, la escarcha, paralizan mi marcha;

Como una cebolla voy equipada

Que el invierno frío entierre su hacha.

Llega ya florida, primavera deseada.

Entro en hogar quitando mis ropas

Para con amor preparar las sopas.

Que caliente este cuerpo que no siento;

Una manta en sofá… mi segundo pensamiento.

El vaho, empaña los cristales

De un calor cobijado bajo delantales,

Y sube la cuchara con su movimiento

Una gloria que baja calentando un cuerpo,

Que sabañones en frío… subió con retales.

Una chimenea, una manta, otro cuerpo

Que abrazado al mío sean el consuelo

De un cianótico que provoca el tiempo.

Mientras ya las pieles… se elevan al cielo.

Frío inhóspito desnudando flores

Llevándote inclemente todos sus colores

El ocio… ya en hogar limita pensamientos,

Tres meses por frío caminares lentos

Y en puchero me caliento… con sus olores.

Los ojos del demonio 2

Hola a todos!!!! Soy Noe 😉 Me he colado para dejar la continuación de esta historia.  Os iré dejando como imagen de portada una idea de cómo son los personajes de la historia XD Este sería Amon!!! Espero que os guste! POR CIERTO AHORA SOMOS PILI Y MILI JAJAJA OS DESEAMOS UN ESTUPENDO FIN DE SEMANA 🙂

Se produjo un largo silencio y yo lo tomé por una idiotez, pero cuando me disponía a descender por los escalones se escuchó una fuerte explosión y el cielo adoptó una mezcla de colores tan cruel que hasta a mí me dio asco. Supongo que no supe controlarme e hice lo único que no tenía que hacer. Me puse a correr en su dirección.

Los tres chicos se interpusieron en mi camino pero yo les repelé usando la fuerza bruta y apartándoles con una brutalidad impropia de mí. Me había decepcionado tanto… Tenía tantas ganas de soltarla un puñetazo…

Pero me detuve en el último segundo. Me quedé parado contemplándola, observando su osadía. A pesar de que el resto habían sufrido alguna que otra lesión leve por los golpes que les había propinado, ella no me dirigió ni la mirada. Miraba el oscuro cielo y no hacía otra cosa que pensar en un absoluto silencio.

Estaba rojo de la rabia que contenía en mi interior y golpeé con fuerza uno de los muros cuando regresé a las escaleras, dejando a mi paso un agujero en un par de ladrillos.

Desalojaron el colegio y cuando la volví a ver, me dedicó una sonrisa que me provocó un escalofrío, que recorrió hasta el último pelo de mi piel. Los tres chicos me siguieron y en una de las calles me rodearon. El del pelo rojo se acercó lo suficiente a mí como para que distinguiese en sus ojos un tono tan rojo como la sangre que corría por mis venas. El que se encontraba a su izquierda tenía el cabello muy corto por los laterales y por detrás, pero un largo flequillo dorado que casi ocultaba la mitad de su rostro e igual que el primer chico sus ojos eran del color de la sangre. Y por último el tercero de ellos, coincidiendo en el color de sus ojos con el de sus dos acompañantes, de cabello negro y largo añadió:

-No te entrometas en los asuntos de nuestro club.

¿Quiénes eran esos tres muchachos que hacían compañía a la chica que ya no era capaz de reconocer?

Sus ojos parecían envolverse en llamas y yo creía ser capaz de notar el calor que desprendía ese fuego, abrasando mi piel. Cuando me di cuenta comprobé que aquel dolor no era un producto de mi imaginación. Mi piel se fue oscureciendo lentamente, dando paso a pequeñas ampollas. No lograba moverme, paralizado por el miedo y, aunque quise gritar, mi voz parecía disolverse en mi garganta. A penas era capaz de producir leves susurros incomprensibles.

-Amon, detente. Insistió el chico del cabello dorado. Amon, el nombre de aquel muchacho pelirrojo que sonreía mientras me consumían unas llamas que era incapaz de ver…

El dolor lentamente fue desapareciendo, se me fue nublando la vista y tras unos minutos eternos de histeria… Nada… No sentía nada, incapaz de ver. Lo último que escuché fue la voz de Amon.

-No te preocupes… Nos dijo que nos divirtiésemos un rato…

Sé que murmuró algo más pero fui incapaz de entenderlo. Empezó a entrarme sueño y cuando me quise dar cuenta perdí la noción del tiempo, terminando por perder la conciencia… Me sentí caer al interior de un precipicio y unos fríos brazos me abrazaron, arropándome en mi último suspiro.

Cálida… eso es lo único que puedo decir. Que justo antes de quedar en el olvido la noté cálida, a pesar de ser fría como el hielo; que calmó mis quemaduras sin quererlo e incluso, sabiendo que ahí quedaría mi historia, ella disipó el miedo y me tranquilizó haciéndome compañía y esperando para tomar mi mano y llevarme con ella.

Solamente me arrepentí de una cosa: No haber vuelto a ver a Elisabeth. Sé que ella tuvo algo que ver con esto y sin embargo no se encontraba aquí. No tenía valor, para mí se convirtió en la persona cobarde que mandó a sus matones a matarme. Pero igualmente la amaba, porque sabía que en alguna parte de ella seguía estando la chica que conocí y a la misma que dejé sola durante los dos meses que pasaron…

En parte me consumió la culpa, si me hubiese quedado a su lado quizá esto no habría llegado a ocurrir. Tendría que haber estado aquí, con ella, pero fui incapaz. No podía seguir viendo a mi madre en el estado en el que se encontraba entonces. Podría habérselo explicado y en cambio huí… Fui tan cobarde como ella…

El gran secreto

Para mí este será uno de los peores momentos de mi vida mientras que observo a mi madre y hermana pequeña llorar y el ataúd de mi padre va descendiendo para permanecer en nuestros recuerdos. El día se me está haciendo interminable, todo el mundo se nos acerca para dar su pésame y mi cabeza no está aquí.

Volver del trabajo esperando la normalidad de siempre y encontrarte a tu padre asesinado en el umbral de tu casa, es algo que no se borrará de mi cabeza. Con casi 21 años que voy hacer, no logro comprender y no puedo estar en estos momentos despidiéndole, porque a pesar de que mi madre no ha querido escucharme, sé que no ha sido un asesinato por robo. Estoy convencido de que algo falla.

Mi hermana Sofía tiene 13 años, hemos jugado en familia, pero… hay ciertos juegos que se terminaron hace tiempo. Cuando llegué y vi a mi padre tendido degollado, algo no encajaba en aquel puzzle, fui de inmediato para tomarle el pulso, no pude contenerme en abrazarlo y en su mano se encontraba reducido un naipe lleno de sangre. La baraja, con la que tanto jugamos cuando yo era niño, se encontraba esparcida en mi cama y únicamente faltaba aquel 5 de picas con su simpático pomo de puerta sonriente en una esquina.

Llevo la carta en mi bolsillo, sé que mi padre nos quiso decir algo, pero mi madre ni tan siquiera quiso mencionarlo a la policía. El día ha sido muy largo, tanto, que cuando hemos querido llegar a casa mi estómago estaba cerrado como un puño.

̶  Mamá no tengo ganas de cenar me voy a mi cuarto  ̶  exclamé.

̶  Pero hijo tienes que cenar.

̶  ¡He dicho que no!

Me  he ido con el pesar de saber que ellas no se encuentran nada bien, pero me va a reventar la cabeza. Me he sentado al borde de mi cama sacando con cuidado aquella carta manchada con varias gotas y he seguido las dobleces del naipe que encima me trae tantos recuerdos, ¿seis dobleces en un naipe de un hombre que para robarle le acaban degollando? Observo detenidamente el resto de cartas por todos los sitios cada una con un divertido dibujo en su esquinita. Cojo la que tengo en mi mano y me sonríe aquel picaporte.

Después de darle vueltas una y otra vez no puedo más, guardo la carta en mi mesita de noche y caigo derrotado.

 

A las 7 de la mañana me he despertado gracias a que mis sueños me han dado diferentes opciones, mi padre era un humilde camionero, sí que es verdad que tenía algún roce con su jefe pero también mi padre jamás fue un hombre de traerse su trabajo a casa y poco podría descubrir para encontrar alguna lógica. Ahora, yo me estaba anclando a mi infancia y los juegos compartidos conmigo, pero no en que la carta encontrase algún sentido y no había ninguno más evidente que aquello, indicaba una puerta. Pero una puerta de qué ó ¿dónde?

Organizaba en mi cabeza cada una de las puertas de la vivienda por saber si mi padre nos había tratado de decir algo, 8 puertas reales y luego lo que se puede considerar puertillas, las de la cocina, la de la chimenea, los armarios de los baños… Dentro de unas horas mi madre tiene que salir y me ha pedido que me quede con Sonia hoy en casa, ese será el único momento al menos para indagar todo.

Fue ver marchar a mí madre y la locura se apoderó por aclarar esta trama que hiciese que la perdida de mi padre no fuese un robo, sino lo que realmente parecía algo más importante.

Palpé cada una de las puertas al milímetro, de vez en cuando miraba a mi hermana con su móvil en la mano eclipsada en otro planeta. Entonces continuaba con la búsqueda que me estaba dejando descorazonado al echarse el tiempo encima. Solo me quedaba las pequeñas puertas, me senté en el salón mirando la de hierro forjado que cerraba la chimenea, mi hermana estaba sentada allí con aquella pantalla dejándola tonta.

̶  Sonia, ¿me haces un favor?

̶  ¿Qué quieres? Me respondió remoloneando.

̶  Echa comida y agua a Milú anda que tengo que hacer algo importante.

̶  Jo. Decía mientras que mi mirada la mataba con su respuesta.  ̶  Vale. Respondía ante la implacable mirada sabiendo que no quedaba más remedio.

No había tiempo para verla girar el salón y continuar con mi acometido sabía que tardaría algo más, puesto que cuando se acerca a nuestro gato Milú no puede resistirse a dedicarle algunos mimos.

De un brinco evitando hacer ruido, me puse a toquetear todo y entonces pude verlo pegado en el hierro inferior interno, un pequeño pendrive mientras que escuchaba:

̶  ¿Qué haces Pedro? El corazón se disparó por la sorpresa mientras que cerraba mi puño con el pendrive en el.

̶  ¡Joder que susto Sonia! Nada aquí mirando la chimenea

̶ Jajaja ¿en pleno agosto? Háztelo mirar lo tuyo no es normal. Sonó su móvil y salió disparada para mirarlo en ese momento me alegré de su atontamiento.

Subí disparado a mi cuarto mis conjeturas eran reales, metí el pendrive en mi ordenador y después de tardar un rato en leerlo… Premio. Mi cara palideció, mi padre había logrado recapitular un montón información sobre su trabajo como camionero y era una tapadera de trata de blancas.

Ahora verdaderamente descansaría en paz. Llamé a mi madre y a la policía. Mi madre llegó mucho antes para que pudiera verlo todo.

̶ Perdóname cariño jamás pensé que ese naipe infantil pudiera tener significado alguno, como bien suponías a pesar de no creerte.

La abracé fuerte y rompí a llorar lo que no había exteriorizado antes.

Finalmente la policía destapó con todas las pistas que les facilitamos esa trama encubierta y todos fueron detenidos, mi padre simplemente fue un héroe con una carta guardada en la manga.

Blog de Navidad

Bueno razonablemente a día 10 y 4 días después de los reyes magos se terminó lo que se daba y en estos días irán desapareciendo las luces de las calles y espero yo al menos cuando pueda quitarme recuerdos como kilos de más jajaja en el vídeo blog que os dejo lo comprenderéis mejor. 🙂 con las uvas tal y como se tomaron (en vídeo) que decidimos todos ponernos cómodos aunque luego continuase la fiesta !!!

Os deseo un súper feliz miércoles, venga que ya estamos con media semanita superada 🙂 BESAZOS MIL MIS LINDOS !!!!

SONETO AL AMOR.

Un soneto se hace enamorado

Susurrando un te quiero con respeto,

Los ojos, le desvelan su secreto.

El cuerpo está sirviente y devorado.

Sin la mujer, es corazón parado

Pues su latir a ella está sujeto.

Su pensamiento en ella está lacrado,

De hombre a monigote siendo objeto.

Hazme feliz dándome así tus mieles

Haciéndose el amor, cuerpo con pieles

Una vida dedicada para amar.

Dichoso yo, por aceptarme entero

Enamorado, al no tenerte muero

Mis días para ella… su consumar.